jornadas _por qué está tan presente la ironía en el arte contemporáneo_


organiza: obras sociales de la caja de ahorros del mediterráneo


dirección: nilo casares


calendario: [15, 16, 22 y 23.10.03]


20h00m/15.10.03: fernando castro flórez
_desbarres y otras carcajadas. (cuando hay que vivir en un tonel)_. (profesor de estética de la uam)


20h00m/16.10.03: martí peran
_de ironías y cinismos_ (profesor titular de teoría del arte de la ub, crítico de arte y curador)


20h00m/22.10.03: isidoro valcárcel medina.
_la ironía previa_ (artista)


18h00m/22.10.03: estrella de diego
_una nube de ironía. en torno a la parodia y sus estrategias de representación_ (profesora de historia del arte de la ucm y crítica de arte)


lugar: aula de cultura cam
pza. del mercado, 4
46002- valencia
+34 963913396


entrada gratuita
aforo limitado a 80 personas


presentación _por qué está tan presente la ironía en el arte contemporáneo_


lev manovich al definir el computer art lo mete en turinglandia, un país donde se toman las cosas muy en serio y no acepta errores de ningún tipo, justo en las antípodas de duchamplandia, donde la ironía reina sobre todas las cosas. y parece cierto que el arte contemporáneo establecido en esta galaxia está necesariamente ligado a la ironía, una categoría estética que no siempre tuvo la fortuna que hoy ostenta entre los hijos de duchamp el travieso, pues en otras épocas la ironía o estuvo completamente ausente de los patrones con que obraban los artistas o aparece en una medida tan secundaria como inapreciable; tal vez por la reconocida impronta duchampiana sobre el arte de nuestros días pocos dudan que lo irónico es categoría central y rectora de la mayoría de los constructos artísticos que abarrotan nuestras vidas.
este ciclo de conferencias trata de dilucidar si lo irónico es inherente al arte de nuestros días, lo es en parte, empieza a dejar de serlo, o si, siendo lo que prima en las formas artísticas contemporáneas, no es determinante para éstas; aun si existe vida artística lejos de su sombra; en fin, hasta dónde lo irónico está determinando nuestra degustación del arte y si su centralidad es tal que no quepa arte sin ironía.
resta por decidir si la ironía es tropiezo con la propia ignorancia, pasar de puntillas por lo escabroso o reducción al absurdo.

sin derechos reservados: do copy